Preguntas Frecuentes Sobre Saxenda Y La Perdida De Peso


¿Cómo podemos tratar la obesidad?


Es bien sabido que los métodos convencionales
(dieta y ejercicio) a menudo fracasan en estos casos.

Recientemente salió al mercado el único medicamento a día de hoy que tiene la indicación específica de tratamiento de la obesidad. Este fármaco revolucionario, descubierto inicialmente para la diabetes, ha resultado ser una alternativa eficaz para muchos de estos pacientes, mejorando de manera importante su salud global, y en definitiva su calidad de vida. 
combatir obesidad - saxenda


Me estoy refiriendo, nada más y nada menos, que a Saxenda (Liraglutida).

¿Qué es Saxenda?


Cuando Saxenda se une al receptor de GLP-1 (GLP = Glucagon-Like Peptide), se producen los siguientes efectos: 
  • se estimula la liberación de insulina (por lo que tiene su utilidad en diabetes tipo 2, 
  • se estimula el centro de la saciedad, 
  • disminuye la liberación de glucagón, 
  • se retrasa el vaciado gástrico, lo cual a su vez genera sensación de saciedad
  • retarda la absorción de glucosa.

Al generar sensación de saciedad, el apetito desaparece y el sujeto ingiere menos cantidad de comida, con lo cual se pierde peso.

Hay otros fármacos agonistas de la GLP-1, como son la exenatida y la semaglutida (OZEMPIC). Pero el único que tiene la indicación de obesidad a día de hoy es Saxenda.

¿Qué efectos secundarios tiene?


Los efectos secundarios más frecuentes son: 
  • náuseas, 
  • sensación de pesadez, 
  • diarrea, 
  • estreñimiento, 
  • vómitos, 
  • reflujo grastroesofágico. 

Estos efectos suelen ser pasajeros (desaparecen a los pocos días o pocas semanas), y para reducir el riesgo de padecerlos se hace una titulación progresiva de la dosis (se va aumentando dosis semanalmente). 


saxenda - combatir obesidad


Aunque inicialmente se comercializó como tratamiento para diabetes (el fármaco se llama VICTOZA), el riesgo de hipoglucemia, es decir de producir niveles bajos de glucosa en sangre es bajo, ya que el efecto hipoglucemiante de los agonistas GLP-1 es dependiente de los niveles en sangre de glucosa. 

Esto significa que si los niveles de glucosa empiezan a ser bajos en sangre, el fármaco deja de tener ese efecto hipoglucemiente, por lo que los niveles no continúan bajando.


También se ha descrito algún caso de pancreatitis y cálculos biliares, pero estas complicaciones parecen estar más bien relacionadas con la pérdida importante de peso de manera relativamente rápida, más que con el fármaco en sí. No obstante, en caso de dolor abdominal intenso, es importante consultar a un médico.

¿Cómo se administra?


Saxenda viene en forma de pluma precargada que se administra mediante inyección subcutánea diaria. La aguja es muy fina, similar a la de la insulina que utilizan los diabéticos.

Las zonas típicas de administración son el abdomen, la cara anterior de los muslos, o la zona superior de los brazos.

Se debe administrar todos los días aproximadamente a la misma hora, independientemente de la ingesta de alimentos y del momento del día. Símplemente debe elegirse el momento que resulte más cómodo para incorporarlo a su rutina diaria.

Es importante seguir las instrucciones del médico para su correcta administración.

Las plumas sin usar deben conservarse en nevera. Pero una vez iniciada una pluma, no necesita refrigeración, aguantando a temperatura ambiente (hasta 30ºC) durante un mes.

La dosis inicial es de 0’6 mg, pudiendo aumentar de dosis semanalmente (06→ 1’2 → 1’8 → 2,4 → 3), una vez haya buena tolerancia. Si no se tolera bien, mejor esperar antes de aumentar la dosis. En caso de buena tolerancia y eficacia, no es necesario llegar a dosis máxima, pudiendo quedarse el paciente en la dosis que resulte eficaz y tolerable.
Seguridad

Saxenda se comercializó en España en el año 2016, y un poco antes en EEUU. Fue aprobado en Enero de 2015 por la CHMP (Committee for Medicinal Products for Human Use) como un fármaco seguro y eficaz para la pérdida de peso junto con medidas dietéticas y ejercicio físico. Está indicado en sujetos con un IMC igual o superior a 30 kg/m2 (obesos), o bien con un IMC a partir de 27 kg/m2 (sobrepeso) y una comorbilidad relacionada con el sobrepeso (prediabetes, diabetes tipo 2, SAOS, HTA…).

Su uso fuera de indicación (“off-label use”, o uso “fuera de ficha”) no está recomendado, y por supuesto se trata de un medicamento que SOLAMENTE debe utilizarse BAJO PRESCRIPCIÓN Y SUPERVISIÓN MÉDICA.


Saxenda ha demostrado ser clínicamente eficaz en varios estudios clínicos que incluyeron a 5800 sujetos con obesidad y sobrepeso, en los que Saxenda fue comparado con placebo. 
En esos estudios, Saxenda mostró una reducción del 7,5% del peso de sus usuarios, en comparación al 2’3% de pérdida en pacientes que fueron tratados con placebo. 
Además, los sujetos que utilizaron Saxenda continuaron disminuyendo peso durante las primeras 40 semanas de tratamiento. La pérdida de peso fue mayor en mujeres que en hombres.

En caso de no ser eficaz después de doce semanas a dosis máxima (3 mg/día), se recomendaría su discontinuación por falta de eficacia.

Es importante que los sujetos que utilicen Saxenda lo combinen con unos hábitos de vida más saludable en lo que respecta a la alimentación y al ejercicio físico para asegurar el mantenimiento de los resultados obtenidos.

Qué personas pueden beneficiarse de Saxenda®


El médico prescribirá Saxenda® si existe obesidad (IMC > 30 kg/m2 ) o en caso de presentar sobrepeso (IMC entre 27 kg/m2 – 30 kg/m2) junto a problemas de salud asociados a ese sobrepeso (diabetes, hipertensión o dislipemias).

Al haber demostrado mejoras tanto en el valor del índice de masa corporal (IMC) como en el peso, Saxenda® tiene aprobado su uso en el tratamiento de la obesidad tanto en adultos como en adolescentes (12 – 17 años).

Es importante recordar que es necesario combinar el uso de Saxenda®, con una alimentación adecuada y la práctica habitual de ejercicio físico acorde al estado de salud.

¿Son iguales Victoza® y Saxenda®?

Ambos fármacos coinciden en su composición al llevar Liraglutida como principio activo que se utiliza tanto en diabetes tipo 2 como para bajar de peso.
Victoza®

La liraglutida, al aumentar la excreción de insulina y disminuir la de glucagón se utiliza en el tratamiento de la diabetes tipo 2 con el nombre del Victoza®.

Cuando se ingiere alimento, suben los niveles de glucosa en la sangre y es entonces cuando entra en acción este medicamento para estimular la secreción de más insulina.


Fuentes y Creditos


https://www.elsevier.es/es-revista-vacunas-72-articulo-obesidad-inmunidad-vacunacion-S1576988721000418










Youtube Channel Image
Health - Fitness tips and Dogs Subscribe To watch more Wellness-Health tips
Subscribe